domingo, noviembre 28, 2004

[Película]

"Sacco e Vanzetti" (1971), de Guiuliano Montaldo :


El otro día tuve el placer de ver, por fin, el film sobre la triste historia de aquellos dos compañeros condenados a pena de muerte por su ideología. Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, un zapatero y un pescadero, italianos viviendo EEUU,fueron detenidos por posesión de armas en abril de 1920. Mediante falsos testimonios y violando las pruebas que había a su favor, fueron injustamente acusados de atracar una fábrica de zapatos y asesinar a un par de personas en dicha incursión. El motivo real de su condena, fue, como se ha podido comprobar con numerosos documentos (y aunque no los hubiera, ya nos lo oleríamos) su anarquismo.
La película, sin socarronería ni alardes en su dirección, nos conduce sobriamente por el injusto proceso, comenzando a contarnos la historia desde las incursiones que hacía la policía a barrios de trabajadores italianos, deportándolos por su carencia de documentos legales (¿o sería por que el "rojismo" que se extendía en Europa por aquel entonces estaba llegando a EEUU a través de los inmigrantes?) y el asesinato por la policía de un trabajador anarquista, que es arrojado por la ventana. Esta escena de introducción está rodada en blanco y negro, igual que el triste epílogo.
Cabe mencionar el buen trabajo de los dos actores principales, la excelente banda sonora que entre otros temas está la famosa "Balada a Sacco y Vanzetti", compuesta por Ennio Morricone y escrita por Joan Baez. El resto de factores son bastante correctos. Hay numerosas escenas en las que se nos muestran manifestaciones reales en todo el mundo por la liberación de Sacco y Vanzetti. Pero como no podía ser de otra forma, fueron asesinados por el Estado, creyendo los defensores de los pilares del mundo contemporáneo y de sus instituciones, que liberarlos sería una muestra de debilidad ante los detractores del sistema. Es una historia triste, que no deberíamos olvidar aún habiendo pasado 80 años (búsquese si no en google la palabra "Tesalónica") puesto que poco o nada han cambiado las cosas : las instituciones siguen siendo las mismas, el hombre también.
Por cierto, como curiosidad, fijaos en el papel de los medios de comunicación en la película : al contrario que en la actualidad, los periodistas intentan desenmascarar las mentiras del gobierno.
Pues eso, una película muy recomendable, intensa, conmovedora y que ha logrado aumentar la sed de justicia de muchas personas.

"Te declaro muerto en nombre de la ley".

[Canción]

Esa cosa con páginas que había en la estantería no hacía juego con nada... ¿qué coño sería? Demasiado pequeño pa' envolver el bocata hasta que ataque el hambre. Demasiado duro pa' limpiarte el culo sin hacerte sangre. Demasiado regusto a papel con tinta por mucha sal que le eches. No es que rechaces leerlo, es que no se te ha ocurrido. Estamos perdidos, estamos perdidos.
Lee burro, lee burro, aunque no tenga dibujos ni resultados del "fúrgol" y no sirva para hacerse pajas. Lee burro, lee burro.
Has pasado la vida entera engullendo cosas. Has soltado el timón y la tele te las endosa proponiéndote una empanada mental de lo más patosa. Tu criterio aparcado hasta el día en que te toque rellenar la fosa. Boñiga que te ofrecen, boñiga que deglutes. Siempre pudiste escoger pero no se te ha ocurrido. Estamos perdidos, estamos perdidos.
Lee burro, lee burro, aunque no tenga dibujos ni resultados del "fúrgol" y no sirva para hacerse pajas. Lee burro, lee burro.

Fragmento de "Mi nave mix" de Mamá Ladilla.

domingo, noviembre 21, 2004

El control de los medios de comunicación (Noam Chomsky)

El papel de los medios de comunicación en la política contemporánea nos obliga a preguntar por el tipo de mundo y de sociedad en los que queremos vivir, y qué modelo de democracia queremos para esta sociedad. Permítaseme empezar contraponiendo dos conceptos distintos de democracia. Uno es el que nos lleva a afirmar que en una sociedad democrática, por un lado, la gente tiene a su alcance los recursos para participar de manera significativa en la gestión de sus asuntos particulares, y, por otro, los medios de información son libres e imparciales. Si se busca la palabra democracia en el diccionario se encuentra una definición bastante parecida a lo que acabo de formular.
Una idea alternativa de democracia es la de que no debe permitirse que la gente se haga cargo de sus propios asuntos, a la vez que los medios de información deben estar fuerte y rígidamente controlados. Quizás esto suene como una concepción anticuada de democracia, pero es importante entender que, en todo caso, es la idea predominante. De hecho lo ha sido durante mucho tiempo, no sólo en la práctica sino incluso en el plano teórico. No olvidemos además que tenemos una larga historia, que se remonta a las revoluciones democráticas modernas de la Inglaterra del siglo XVII, que en su mayor parte expresa este punto de vista. En cualquier caso voy a ceñirme simplemente al período moderno y acerca de la forma en que se desarrolla la noción de democracia, y sobre el modo y el porqué el problema de los medios de comunicación y la desinformación se ubican en este contexto. (...)

Temporalmente disponible aquí

sábado, noviembre 20, 2004

[Fragmento]

Fragmento de "La conquista del pan", de Piotr Kropotkin (Revolucionario y teórico del anarquismo ruso (Moscú, 1842 - Dmitrov, 1921)). :


Confesamos con franqueza que al pensar en los abismos de miseria y sufrimiento que nos rodean, al oír las frases desgarradoras de los obreros que recorren las calles pidiendo trabajo, nos repugna discutir esta cuestión: en una sociedad donde nadie tenga hambre, ¿cómo haremos para satisfacer a tal o cual persona deseosa de poseer una porcelana de Sèvres o un vestido de terciopelo?
Tentaciones nos dan de decir por única respuesta: Aseguremos lo primero el pan, y después ya hablaremos de la porcelana y del terciopelo.
Pero puesto que es preciso reconocer que además de los alimentos el hombre tiene otras necesidades, y puesto que la fuerza del anarquismo está precisamente en que comprende todas las facultades humanas y todas las pasiones, sin ignorar ninguna, vamos a decir en pocas palabras cómo podría conseguirse satisfacer todas las necesidades intelectuales y artísticas del hombre.
Ya hemos dicho que trabajando cuatro o cinco horas diarias hasta la edad de cuarenta y cinco a cincuenta años, el hombre podría cómodamente producir todo lo necesario para garantizar el bienestar a la sociedad.
Pero la jornada del hombre habituado al trabajo y valiéndose de máquinas, no es de cinco horas, sino de diez, trescientos días al año toda su vida. Así destruye su salud y embota su inteligencia. Sin embargo, cuando puede variar las ocupaciones, y sobre todo alternar la labor manual con el trabajo intelectual, está ocupado con gusto y sin fatigarse diez y doce horas. Asociándose con otros, esas cinco o seis horas le darían plena posibilidad de proporcionarse cuanto quisiera, además de lo necesario asegurado a todos.
Entonces se formarán grupos compuestos de escritores, cajistas, impresores, grabadores y dibujantes, animados todos ellos de un propósito común: la propagación de sus ideas predilectas.
Hoy el escritor sabe que hay una bestia de carga, el obrero, a quien por tres o cuatro pesetas diarias puede confiar la impresión de sus libros; pero no se cuida de saber qué es una imprenta. Si el cajista se envenena con el polvillo de plomo, si el muchacho que da al volante de la máquina muere de anemia, ¿no hay otros miserables para reemplazarlos?
Pero cuando ya no haya hambrientos prontos a vender sus brazos por una ruin pitanza, cuando el explotado de ayer haya recibido instrucción y pueda dar a luz sus ideas en el papel y comunicárselas a los demás, forzoso será que los literatos y los sabios se asocien entre sí para imprimir sus versos y su prosa.
Mientras el escritor considere la blusa y el trabajo manual como un indicio de inferioridad, le parecerá asombroso eso de que un autor componga él mismo su libro con caracteres de plomo, ¿No tiene el gimnasio y el juego de dominó para descansar de sus fatigas? Pero cuando haya desaparecido el oprobio en que se tiene el trabajo manual; cuando todos se vean obligados a hacer uso de sus brazos, no teniendo sobre quién descargarse de ese deber, ¡oh! entonces los escritores y sus admiradores de uno y otro sexo aprenderán muy pronto a manejar el componedor o aparato de caracteres; conocerán los apreciadores de la obra que se imprima, el gozo de acudir todos juntos a componerla y verla salir hermosa, con su virginal pureza, tirándola en una máquina rotativa. Esas magnificas máquinas -instrumento de suplicio para el niño que las mueve hoy desde la mañana a la noche- llegarán a ser un manantial de goces para los que las empleen con el fin de dar voz al pensamiento de sus autores favoritos.
¿Perderá con ello algo la literatura? ¿Será menos poeta el poeta después de haber trabajado en los campos o colaborado con sus manos para multiplicar su obra? ¿Perderá el novelista algo de su conocimiento del corazón humano después de haberse codeado con el hombre en la fábrica, en el bosque, en el trazado de un camino y en el taller? Hacer estas preguntas es contestarlas.
Ciertos libros serán quizá menos voluminosos, pero se imprimirán menos páginas para decir más. Tal vez se publique menos papel manchado, pero lo que se imprima será mejor leído y más apreciado. El libro se dirigirá a un circulo más vasto de lectores más instruidos, más aptos para juzgarlo.
Además, el arte de la imprenta, que ha progresado tan poco desde Gutenberg, está aún en la infancia. Aún se invierten dos horas en componer con letras móviles lo que se escribe en diez minutos, y se buscan procedimientos más expeditos para multiplicar el pensamiento. Se encontrarán.
¡Ah! Si cada escritor tuviese que intervenir en la impresión de sus libros, ¡cuántos progresos hubiera hecho ya la imprenta! No estaríamos aún con los tipos movibles del siglo XVII

Exposición sobre la pobreza en Getafe

Se ha inaugurado en el Teatro Federico García Lorca de Getafe (en el cinturón sur de Madrid) una exposición sobre la situación de miseria, pobreza y aculturación que vive gran parte del planeta. Está compuesta por una buena cantidad de fotografías profesionales(algunas de ellas de triste lirismo, otras, sobrecogedoras por su crudeza), acompañada cada una de ellas por un texto. Estos escritos, con sentido crítico, recogen fragmentos de la declaración de derechos humanos ("Todos tenemos derecho a una vivienda, a un trabajo digno, etc) y también textos de poetas árabes, africanos, o también de escritores europeos que critican estas situaciones.
Los temas tratados son la pobreza en la que vive buena parte del mundo, la explotación, la inmigración (memorable el poema "Patera de la muerte").
Es muy recomendable verla. Yo mandaría allí a esos cerebros huecos que creen que "su amada patria" es el centro del universo y que siempre dicen cosas como :"los demás se queden en su país, que nosotros no vamos al suyo". Pa´ matarlos.... .



Para más información : http://www.ayto-getafe.org/paginas/asp/pagina.asp?p=27

jueves, noviembre 18, 2004

[Película]

"Les quatre cents coups" (1959), de François Truffaut
(Los cuatrocientos golpes)



Es casi obligación para mi hablar de la maravillosa película que nos ayudó a elegir el nombre para este post (¿se dice post?).
Se trata de la ópera prima del cineasta francés François Truffaut, uno de los creadores de la llamada novelle vague, y uno de sus mejores exponentes. La mayoría de sus films son obras que merecen gran atención, dotadas de personalidad y una honda y profunda sensibilidad. Pero "Los cuatrocientos golpes" merece una mención aparte. Es indudablemente, una de los mejores debuts que ha hecho nunca un director y guionista en el cine ; Truffaut plasma en este film, filmado en un puro, sencillo y limpio blanco y negro, fragmentos de su propia infancia, para acabar creando una obra de valor inconmesurable.
El protagonista es Antoine Doinel. No hacen falta chillidos o exageradas humillaciones públicas para que nos demos cuenta de la ausencia del cariño paterno/materno en este (casi)adolescente, de la sociedad y el sistema educativo, implacables y siempre incomprensivas con él, de su rechazo a las cadenas rígidas y a las leyes absolutas e implacables del sistema. Tomando, indudablemente, ideas que Jean Vigo (director francés de cine mudo) plasmó en su film "Cero en conducta" (tal vez el más precioso canto al anarquismo que haya dado el cine), este prodigioso director nos habla de esa edad de rebeldía y exaltación que es la adolescencia, de la alienación, de una sociedad hipócrita, insolidaria y ciega. Con triste lirismo Truffaut narra las aventuras y desventuras de este chiquillo, sus intentos de evasión del mundo que tantas desilusiones y disgustos le traen. Y en ningún momento siquiera se roza la cursilería, el sentimentalismo barato ni la simplicidad. Todo es narrado con una impecable sencillez, sin caer nunca en lo facilón, mostrándonos lo necesario y dejando que nosotros imaginemos, reflexionemos y pongamos el resto. La historia está manejada por verdaderos artesanos, siendo el guión y la dirección insuperables, y sin quedarse atrás la inolvidable banda sonora y la bella fotografía.

Los cuatrocientos golpes, es, por si no ha quedado claro, una de mis películas preferidas, una obra maestra absoluta en la historia del cine, llena de escenas y momentos intensamente inolvidables, dónde el drama amargo y suaves toques cómicos se mezclan de una forma que sólo podía salir de un verdadero genio del cine.

Pues bueno, ahora, ¡a verla cuanto antes!.

Links (Bibliografía)

Estamos atentos...

...y preparados para bombardear flamígeramente la -ya obsoleta en su nacimiento- moral burguesa, denunciar las injusticias de las que este mundo es víctima, como el cambio de presentador en "Cine de barrio"... descubriremos los puntos oscuros en el pasado de Carmen Sevilla, la verdadera muerte de Pepe Isbert (lo mató la CIA por ser neobasista) y otros sucesos históricos que Herodoto y sus amigos no tuvieron cojones de revelar.
Preparaos también para recibir férreos sermones en soporíferas lecciones de cine, literatura, música y sexo nasal.
¡Don Fiodor ha vuelto a hablar para no juntar sus petersburguesas mandíbulas nunca más!.

Desde Getafe, ¡¡arriba la revolución!!.


Yo inauguro...

...este pantano